Vídeos

Loading...

jueves, mayo 03, 2007

Nuevo posible recurso contra la impotencia

El veneno de algunas especies arácnidas que provoca erecciones prolongadas podría utilizarse como tratamiento contra la impotencia, según indican investigadores del hospital Rambam de Haifa, en Israel.
"Las observaciones empíricas han mostrado que el veneno de tres tipos de arañas -la viuda negra, la atrax y la phoneutria nigriventer originaria de América Latina-, provoca sistemáticamente erecciones prolongadas", comenta el jefe del departamento de neuro-urología del hospital, Yoram Varadi.
Tres médicos de ese departamento iniciaron hace seis meses una investigación sobre una posible utilización del veneno contra la impotencia, subraya. Por ahora, "estamos en una fase de reflexión. Habrá que realizar estudios durante al menos dos o tres años antes de saber si el tratamiento podría ser comercializado", precisa Varadi.
El veneno actúa sobre el sistema nervioso, contrariamente al fármaco contra la impotencia Viagra, que provoca una dilatación de las arterias.
La sustancia, que puede ser mortal, tiene antídotos, por lo que sería posible utilizarla en pequeñas dosis con fines terapéuticos, según este responsable.

jueves, abril 19, 2007

¿Miedo al sexo?

TemoresIgnorancia y prejuicios entre jóvenes sobre una de las vinculaciones humanas más perfectas.
¿Cómo ven los adolescentes y jóvenes la posibilidad de tener un primer encuentro sexual?
Martha R., de 15 años, dice: "En primer lugar, no estoy segura de tener relaciones a mi edad, y en segundo, no tengo la información necesaria y nunca he ido a un ginecólogo; por eso prefiero abstenerme por ahora".
Sofía G., de 17 años: "Mi novio me ha pedido que tengamos relaciones, pero yo lo he rechazado; tengo miedo de que se me vaya a pegar algo".
Judith S., de 18 años: "El sólo imaginarme que pueda quedar embarazada, hace que repele esa posibilidad. ¡Mis padres me matarían!"
Sida y enfermedades sexuales aparte, históricamente a las mujeres se les educa transmitiéndoles miedos y prejuicios referentes al sexo. "En lugar de ubicarlo en su justa dimensión, informando, resolviendo las dudas de las jóvenes, en lo general, todavía se les inculca terror al respecto", dice César Pérez, terapeuta en un Instituto de Sexología.
Millones de chicas llegan a una relación sexual con profundo desconocimiento de lo que es su cuerpo y de cómo tomar las sensaciones de placer que les producen las caricias. "Éste es un problema que no sólo afecta a las mujeres, pues los varones se enfrentan igualmente a un sinnúmero de temores, el principal de ellos, no ser lo suficientemente eficientes", afirma el especialista.
La relación sexual es una de las vinculaciones humanas más extraordinarias y al mismo tiempo, más llenas de prejuicios, misterio e ignorancia. Ninguna(o) escapa a la curiosidad hacia ella, que se agudiza mientras menos información poseemos. En algunos casos, la desinformación genera verdadera fobia sexual, dice el experto. Agrega que la sexualidad desnuda nuestro cuerpo y forma de ser, y pone en evidencia un mundo desconocido. Además, a los propios temores se suman los de la sexualidad del otro, de la pareja, con sus particulares mitos e interrogantes. "Es entendible que, para muchas personas, el sólo pensar en la unión de los cuerpos genere una ansiedad tremenda".
Las dudas más comunes se refieren al comportamiento, la actitud, las expectativas, la seducción, lo que vemos en la televisión, los mitos y el castigo social para quienes disfrutan del placer. "La relación sexual está vinculada con nuestro deseo de agradar (totalmente válido) y de estar contentos y dispuestos a recibir". Aun así, para algunas chicas el sexo es una especie de agresión; a ello se añade el mito tremendo de la virginidad, la ruptura del himen, el dolor y la desvaloración social de la que todavía, en algunos grupos sociales, es objeto la mujer soltera que tiene una relación íntima.

miércoles, marzo 14, 2007

No hay edad para el amor

VejezLa sexualidad implica aspectos emocionales y físicos. Y cuando se trata de personas mayores, la percepción, prejuicios y experiencias pasadas cumplen un rol fundamental en el rendimiento erótico.
Si bien mujeres y hombres comparten hoy actividades recreativas aún superando los ochenta y noventa años, en algunos casos, con mayor frecuencia, después del divorcio o la viudez -a partir de los cincuenta o sesenta años-. Existen algunos temores que muchas veces retardan el encuentro amoroso o malogran relaciones que colman de placer y bienestar a hombres y mujeres.
"La excesiva preocupación por la posibilidad de volverse impotente que aflige a muchos hombres, suele causarles el estrés suficiente como para producir problemas en la relación de pareja" opinan los sexólogos. La excesiva preocupación puede hacer que el hombre despliegue una autoatención excesiva durante el acto sexual, la cual suele ir acompañada de sentimientos de aprensión o ansiedad ante la posibilidad de que la erección sea difícil o imposible. O tal vez, "al pensar que la impotencia es algo "normal" en la etapa de la vida en la que se encuentra, es improbable que la persona se plantee posibilidad de solucionar el problema o busque algún tipo de ayuda".
En tanto, las mujeres, también experimentan algunos temores. Los cambios físicos normales -un cuerpo menos firme, el cabello gris, las arrugas- las hacen sentir menos atractivas para el sexo opuesto, y muchas veces, vacilan antes de expresar su interés sexual. Una mujer que se preocupa por sus cambios de apariencia a medida que va envejeciendo, puede pensar que su compañero ya no la encuentra atractiva y estos pensamientos, se asocian a conductas no favorecedoras de la salud sexual, tales como emitir menos conductas de seducción, disminuir la frecuencia con la que inicia interacciones de tipo sexual, arreglarse menos, etc. En ese sentido, la percepción negativa de la imagen corporal es la consulta que más reciben los médicos de sus pacientes. Al respecto, aclaran que " mantener un modelo de belleza física juvenil es el primer síntoma de interferencia para disfrutar del sexo tanto para los hombres como las mujeres. Aunque, mayoritariamente, esto ocurre en las mujeres; la presión social sobre ellas es muy importante y las lleva a sacrificios que las distraen y afectan en su fuero íntimo.
En los talleres de la tercera edad, se insiste en que "atribuir cualquier problema que pueda surgir en las relaciones sexuales al hecho de que "uno es ya mayor", es un error. Porque favorece una actitud negativa que lleva a las personas a no hacer el suficiente esfuerzo por buscar soluciones. Al contrario, conocer los posibles factores que pueden estar influyendo en el surgimiento y mantenimiento de una disfunción es esencial para poder identificar la causa del problema y encontrar soluciones adecuadas al mismo".
Pero, también reconocen los terapeutas, que "las creencias erróneas también contribuyen a obstaculizar una plena sexualidad en la vejez: declive del interés sexual después de cierta edad, en las mujeres se asocia con la menopausia; pensa que es indecente, que los mayores tengan vida sexual, porque se asocia con la juventud; creer que el sexo es, básicamente, el coito; desconocer otro tipo de relaciones sexuales; sostener que a cierta edad las personas se debilitan; y por último, considerar un tema menor que ya no necesitan".
De la consulta con el psicólogo, se infiere que "muchas veces, las chanzas que escuchan las personas mayores en el medio que trabajan o realizan sus actividades sociales, las internalizan y terminan por abstenerse de comenzar a elaborar una proposición afectiva. También, influyen sobre la sexualidad determinados estereotipos sociales, como la imagen social de las mujeres que aparecen menos interesadas en el sexo que los hombres, menos necesitadas de relaciones sexuales, así como, se suele creeer que están desenganchadas" de este tipo de necesidades más típicas de los jóvenes.
Lo importante es hablar sobre el tema, favorecer la comunicación y el intercambio de opiniones en el consultorio médico, donde la confianza suele ser mayor, dado el conocimiento mutuo de las deficiencias físicas y los deseos manifestados abiertamente. Por cierto, es muchas veces el profesional el que debe acercar la información a los mayores sobre los cambios normales que ocurren con el envejecimiento y la forma de experimentar la sexualidad; asimismo, dar a conocer los factores fisiológicos y psicológicos que influyen en el inicio y mantenimiento de disfunciones o dificultades sexuales, así como de las vías existentes para su posible superación.
Una buena medida es facilitar actividades que reconcilien a los mayores con su figura corporal para que acepten los cambios que supone el proceso de envejecimiento, cambiando los estándares de belleza de la juventud basados en criterios físicos y estéticos, por nuevos más realistas y alcanzables, principalmente, los referidos a la comunicación, el afecto, la intimidad y la sensualidad.
Y en la palabra de los sexólogos, "potenciar una visión de la sexualidad creativa, menos coital, que reconozca el valor como potenciales fuente de placer de otros tipos de actividades; sin olvidar, promocionar la salud a través del mantenimiento de hábitos de vida saludables, donde no falte el ejercicio físico y la buena alimentación que les redunda en un buen estado físico y mental.

jueves, marzo 08, 2007

Temor a fallar

Ansiedad sexualLa ansiedad producto de los problemas de pareja puede afectar la respuesta sexual, particularmente si estos conflictos evocan emociones de tipo aversivo durante la relación sexual. El temor a fallar, la demanda por hacerlo adecuadamente y el temor a ser rechazado por la pareja, son las causas más comunes de la ansiedad sexual.
El temor anticipado a no poder actuar sexualmente durante la relación es la causa primaria de la disfunción eréctil y de otras disfunciones orgásmicas. Una primera vez en la cual un hombre presenta un desorden de erección puede plagar su cabeza de preguntas como ¿me volverá a suceder? Esta pregunta se asocia a estados emocionales de miedo y a enfocarse exclusivamente en su erección, lo cual ayudará a que el problema se repita con proporciones de pánico y paranoia. Una situación ocasional puede convertirse en un estado serio y de cualidades crónicas. Es un círculo vicioso que debe analizarse en la consulta. Una condición similar ocurre cuando durante la relación el hombre pierde la erección temporalmente. Un hombre seguro de sí mismo sabe que es una condición normal y que podrá continuar la relación y obtener una erección posteriormente, mientras que otros hombres entran en pánico y convierten la situación en una disfunción eréctil. Por supuesto que el tipo de personalidad de cada hombre hará que interprete la situación de diferente manera. La mayoría de las veces, los hombres inseguros y cuya personalidad está fuertemente arraigada en sobresalir y competir son más vulnerables al temor a fallar. Los individuos paranoicos también responden de manera patológica al fallar sexualmente. También influye el hecho de tener una relación insegura con la pareja. El hecho es que cuando cualquier individuo, sea hombre o mujer, tiene temor de no comportarse sexualmente dentro de los estándares, pueden aparecer problemas de erección eréctil, eyaculación retardada y disfunciones orgásmicas en general.